Reclamar puede no ser una experiencia agradable en un principio, pero es necesario cuando has atravesado una situación difícil. Estamos aquí para ayudarte y hacer que el proceso sea más sencillo. Sin embargo, te recomendamos que tengas paciencia para no desanimarte ante posibles obstáculos.

Nuestro proceso es el siguiente:

1. Comprueba si tu vuelo es elegible para reclamación.
2. Asegúrate de contar con la documentación necesaria.
3. Inicialmente, validamos tu reclamación.
4. Tratamos de alcanzar un acuerdo amistoso con la aerolínea.
5. En caso de que no haya acuerdo amistoso, presentamos una demanda en tu nombre.
6. Una vez obtenida la compensación, te transferimos tu dinero.

Estamos aquí para facilitarte el proceso y asegurarnos de que recibas la indemnización que mereces.