Saltar al contenido

EXCEDENCIA LABORAL VOLUNTARIA ¿ DÓNDE PUEDO TRABAJAR ?

Excedencia-laboral-voluntaria

EXCEDENCIA LABORAL VOLUNTARIA

En determinadas ocasiones, y en razón de ciertas circunstancias, un trabajador puede verse obligado a pedir una excedencia laboral voluntaria. Este tipo de excedencia laboral no exige grandes requisitos, pero es interesante que quien la pide sepa no solo cómo pedir una excedencia laboral, sino también qué podrá hacer y qué no durante el período que dure dicha excedencia. Por ello, a continuación, vamos a tratar de esclarecer las dudas sobre este tema.

¿Qué es una excedencia laboral?

La excedencia laboral es un derecho recogido en el artículo 46 del Estatuto de los Trabajadores y se refiere a la suspensión temporal de la relación de un trabajador con su empresa. La duración, cuando se trata de una excedencia voluntaria, puede oscilar entre los 4 meses y los 5 años y el hecho de que se trate de una suspensión implica que el trabajador no recibirá ningún tipo de contraprestación de la empresa durante el período en que se extienda.

Excedencia laboral: tipos

En primer lugar, podemos hablar de la excedencia laboral forzosa, la cual se reserva para aquellos casos en los que el trabajador es designado para el desempeño de un cargo público o para la realización de funciones de representación sindical. En tales casos, la excedencia habrá de ser aceptada obligatoriamente por la empresa y durará lo que dure el cargo, teniendo el trabajador un mes desde que abandona el puesto que justificó la excedencia para solicitar el reingreso. Otras características importantes de este tipo de excedencia es que su duración computará para la antigüedad del trabajador en la empresa y que da derecho al trabajador a la conservación de su puesto de trabajo.

Otro tipo de excedencia laboral es la excedencia para cuidado de familiares, entre las que distinguimos la excedencia para el cuidado de los hijos, la cual no superará los 3 años de duración por cada hijo, y la excedencia laboral para el cuidado de un familiar, hasta el segundo grado de consanguinidad, que no superará los dos años. Ambos tipos de excedencia computan la antigüedad del trabajador durante su vigencia y, durante el primer año, dan derecho a una reserva del puesto de trabajo. A partir del año, el derecho será a un puesto de categoría equivalente o mismo grupo profesional.

En cuanto a la excedencia laboral voluntaria, puede ser solicitada por cualquier trabajador que cuente con una antigüedad de al menos un año en la empresa a la que le solicita la excedencia, es decir, no hace falta cumplir ningún requisito causal, por lo que no será necesario dar un motivo a la empresa. Su duración no será inferior a 4 meses ni superior a 5 años y, en los casos en los que ya se haya disfrutado otra excedencia con anterioridad, deberán pasar 4 años entre ambas. En este caso, no existe reserva de puesto de trabajo, sino un derecho preferente para que el trabajador pueda volver en cuanto haya una vacante, no obstante, nada impide realizar un pacto con la empresa en este sentido.

La excedencia laboral voluntaria ¿ Puedo trabajar en el mismo sector?

En primer lugar, debemos saber cómo pedir una excedencia laboral. En este supuesto, lo recomendable es que el trabajador presente la solicitud mediante un escrito en el que consten las fechas de inicio y finalización. Legalmente no se establece un plazo de preaviso, por lo que habría de estarse a lo estipulado por convenio, pero, en caso de silencio, lo más adecuado sería otorgar a la empresa un plazo razonable de, al menos, 15 días.

A continuación, la empresa habrá de proceder a una liquidación de las partes proporcionales correspondientes a lo devengado hasta la fecha del inicio de la excedencia. Ahora bien, durante el tiempo que dure la excedencia, el trabajador no podrá cobrar el subsidio del paro, ya que no se considera una situación legal de desempleo.

A pesar de que el trabajador no tenga derecho a paro, sí es posible recurrir a una excedencia voluntaria para trabajar en otra empresa. Eso sí, siempre que no exista una cláusula contractual que lo impida y que no se incurra en competencia desleal.

Así, por ejemplo, un trabajador puede solicitar una excedencia voluntaria para trabajar en el mismo sector, no hay restricciones en este sentido, incluso es posible montar un negocio, pero si se lleva algunos de sus clientes a la nueva empresa o revela secretos empresariales de su primera empresa, se consideraría una acción desleal. En tales casos, tanto si incumplimos una cláusula contractual como si cometemos competencia desleal, el trabajador podrá ser sancionado con el despido o con la finalización del contrato sin derecho a indemnización. Esto se debe a que la empresa mantiene su facultad disciplinaria, aunque el contrato se encuentre en suspenso. Por ello, es importante leer detenidamente nuestro contrato antes de tomar esta decisión y, también, documentar adecuadamente tanto la existencia de la excedencia, como las posibles condiciones que puedan pactarse con la empresa.

¿QUÉ REQUISITOS SE DEBEN CUMPLIR PARA PODER SOLICITAR UNA EXCEDENCIA VOLUNTARIA?

Para poder solicitar la excedencia voluntaria se debe cumplir con los requisitos establecidos en el artículo 46.2 del Estatuto de los Trabajadores. Es decir, para que se le conceda el trabajador debe:

  • Tener al menos un año de antigüedad en la empresa
  • Solicitarla por un plazo no menor de 4 meses y no mayor de 5 años
  • Haber transcurrido al menos 4 años desde el final de la última excedencia voluntaria.

¿CÓMO SE SOLICITA UNA EXCEDENCIA VOLUNTARIA?

Lo más recomendable es solicitar la excedencia voluntaria por escrito, es importante que en el escrito conste la duración de dicha excedencia, así como las fechas de inicio y finalización, pero NO tiene la obligación de justificar los motivos que le han llevado a solicitar este tipo de excedencia,

Pese a que este tipo de excedencia por la decisión voluntaria del trabajador, el trabajador no puede situarse unilateralmente en situación de excedencia, deberá a esperarse a la contestación de la empresa para que la excedencia sea efectiva.

¿Qué pasa si la empresa deniega la excedencia?

La empresa puede contestar a la solicitud de excedencia voluntaria de manera negativa y no concederla. En este caso, el trabajador podrá interponer demanda para que se le reconozca su derecho, pero deberá seguir prestando sus servicios a la empresa hasta que se dicte resolución judicial.

DURACIÓN DE LA EXCEDENCIA

Como hemos comentado anteriormente:

  • Duración mínima: 4 meses
  • Duración máxima 5 años.

Una vez se le haya concedido la excedencia al trabajador, este puede renunciar a ella siempre que no haya empezado a disfrutarla y no supongo ningún perjuicio a terceros.

              ¿Existe posibilidad de prorrogar la excedencia?

La posibilidad de prorrogar la excedencia no se regula expresamente en el Estatuto de los Trabajadores ni en ninguna norma de desarrollo, en todo caso habría que acudir al Convenio Colectivo aplicable para ver si estipula algo al respecto.

Con respecto a este tema la jurisprudencia del Tribunal Supremo es unánime (STS del 20 de junio de 2011, nºrec, 2366/2010), al reconocer el derecho al trabajado de un periodo de excedencia cuya duración no pueda ser alterado de forma unilateral por él, de esta manera se considera que la concesión de la prórroga  está dentro de las potestades de la empresa.

¿CÓMO SOLICITAR LA REINCORPORACIÓN DESPUÉS DE LA EXCEDENCIA VOLUNTARIA?

Tal y como dispone el artículo 46.5 del Estatuto de los Trabajadores el trabajador NO tendrá derecho a reserva de su puesto de trabajo, pero si tendrá un derecho de preferencia a ingresar en las vacantes existentes en la empresa de igual o similar categoría.

El reingreso al puesto de trabajo tras una excedencia voluntaria no es automático, por lo que el trabajador tiene que solicitarlo previamente a la empresa por escrito. Al no existir un plazo general para solicitar el reingreso, habrá que estar a lo dispuesto en el Convenio Colectivo aplicable al caso sobre el periodo de preaviso necesario.

Sin embargo; el Tribunal Supremo en su Sentencia de la Sala de lo Social del 25 de enero de 2022, afirma que: “La trascendencia que cabe otorgar a la previsión convencional de que la persona que solicita el reingreso, tras un periodo de excedencia voluntaria, formule su solicitud con una antelación prefijada en la norma colectiva, rechaza que del incumplimiento del plazo de preaviso se derive la pérdida del derecho al reingreso”.

Es decir, en el caso de que la solicitud de reingreso se solicite antes de finalizar la excedencia concedida y la empresa cuente en ese momento con una plaza vacante, deberá reincorporar al trabajador, o de lo contrario, la decisión podrá ser calificada como despido improcedente.

¿QUÉ OCURRE SI NO EXISTEN VACANTES DISPONIBLES?

Una vez el trabajador haya solicitado la reincorporación dentro del periodo de preaviso, la empresa deberá responder a dicha solitud. En el supuesto de no que no existen vacantes libres dentro de la empresa en ese momento, la empresa podrá denegar por este motivo el reingreso.

Lo más recomendable de no existir vacantes disponibles, es que el trabajador solicite periódicamente el reingreso haciendo valer su derecho de preferencia. Si el trabajador tiene constancia de que hay vacantes disponibles podrá reclamar su derecho al reingreso por vía judicial, y será la empresa la obligada a probar la inexistencia de dichas vacantes.

¿Y si la empresa tiene vacantes disponibles y niega el reingreso del trabajador?

En este caso la decisión de la empresa de denegar el reingreso del trabajador podrá ser calificado como despido improcedente, con las consecuencias derivadas de esta calificación (indemnización o reingreso al puesto de trabajo).

¿TENGO DERECHO A COBRAR EL PARO TRAS UNA EXCEDENCIA VOLUNTARIA?

Si la empresa deniega la reincorporación por inexistencia de vacantes, no se considerará situación legal de desempleo por lo que el trabajador no tendrá derecho a cobrar el paro.

Hay una excepción contemplado por el SEPE en la que el trabajador si tendría derecho a subsidio por desempleo cursando excedencia voluntaria, y es en aquellos puestos en lo que el trabajador trabaja en otra empresa y se extingue la relación laboral por causas ajenas a él. En este supuesto podrá tener derecho a paro si:

  • La duración de la excedencia voluntaria no ha finalizado cuando se da la situación legal de desempleo. Pudiendo de esta manera tener derecho a la prestación hasta que finalice el periodo de excedencia. Si una vez finaliza la excedencia y solicita la reincorporación, esta es denegada por la empresa por inexistencia de vacantes podrá seguir cobrando la prestación hasta que sea reincorporado o hasta que finalice su derecho a percibirla.
  • El plazo de duración de la excedencia voluntaria ya hubiera transcurrido o no estuviera previsto un periodo mínimo de duración de dicha excedencia. En este caso para recibir la prestación de desempleo, primero se debería solicitar la reincorporación en la empresa, una vez la empresa niegue la reincorporación el trabajador se encontraría en situación legal de desempleo por lo que tendría derecho a recibir tal prestación.

¡¡IMPORTANTE!!

Mientras la empresa no responda a la solicitud de reincorporación, el trabajador no estará en situación legal de desempleo por lo que no se podrá resolver la solicitud de prestación de desempleo.