Saltar al contenido

Cómo cobrar si se declara insolvente

COBRAR-SI-SE-DECLARA-INSOLVENTE

Cuando se tienen cantidades pendientes de pago y el acreedor se declara insolvente es posible que el proceso de cobro se alargue bastante en el tiempo.

En primer lugar, hay que distinguir entre que una persona física o jurídica no cuente con ingresos suficientes para pagar las deudas y la declaración de insolvencia por parte del juzgado.

Cuando el deudor es declarado insolvente por el juzgado, el cobro se hace más difícil ya que con la resolución se produce la suspensión de cobros. Por lo tanto, el reclamante no podrá hacer nada para recuperar su dinero.

Reclamación extrajudicial de deudas

Antes de llevar a cabo cualquier otra acción, lo mejor es intentar ponerse en contacto con el deudor con el fin de llegar a un acuerdo para liquidar la deuda.

Si no es posible el acuerdo, el siguiente paso es presentar una demanda en los juzgados para hacer la reclamación de la cantidad pendiente. Para poder hacerlo la deuda debe ser dineraria y exigible y estar vencida.

Existen tres procedimientos diferentes en relación con la reclamación de deudas pendientes:

  1. Procedimiento monitorio. Para acudir a este procedimiento la deuda debe estar acreditada mediante documento válido, como factura o albarán, y la cuantía reclamada no podrá superar los 250.000 euros. Este procedimiento es el más utilizado para reclamar deudas de pequeña cuantía y su ejecución es sencilla.
  2. Procedimiento verbal u ordinario. Se utilizará el procedimiento verbal cuando la cantidad adeudada no supere los 6.000 euros y el procedimiento ordinario cuando se supere. Este tipo de procedimiento es el más económico para los casos en que el deudor se opone o no paga en plazo.
  3. Procedimiento cambiario. Este procedimiento se utiliza cuando la deuda está documentada en un título como letra de cambio, cheque o pagaré. A través de este proceso se obliga al deudor a pagar en 20 días y, si no lo hace o formula oposición, se le embargan bienes en cantidad suficiente para cubrir el importe de la deuda.

Cómo puede ser alguien declarado como insolvente

El concepto de insolvente hace referencia a la persona física o jurídica que no puede hacer frente a las deudas contraídas con sus proveedores y acreedores debido a que el pasivo es superior al activo.

Declararse insolvente significa no disponer de liquidez o bienes liquidables para atender las obligaciones de pago.

Para ser declarado insolvente es necesario acudir al juzgado de lo mercantil, que valorará la documentación presentada antes de proceder a la declaración.

Si se declara insolvente ¿ Puede rechazar una herencia?

Un deudor declarado insolvente puede recibir una herencia en el tiempo en que están suspendidas sus obligaciones de pago. Si el deudor decide rechazarla con el objetivo de perjudicar a los acreedores éstos pueden reclamar a través del procedimiento regulado en el Código Civil.

Para poder reclamar por esta vía, es necesario que se cumplan unos requisitos:

  • La deuda debe ser concreta y que no genere dudas ni discusiones.
  • La obligación de pago debe haber sido originada antes del rechazo de la herencia.
  • Debe quedar acreditado que no existe otro modo de cobrar el dinero.

Si se cumplen todos los requisitos el acreedor presentará una demanda y el juez autorizará la aceptación de la herencia cuando finalice el proceso. Cuando esto ocurre el acreedor puede cobrar su deuda con cargo a los bienes heredados.

Excepciones, la vía penal

Aunque, como hemos visto, si el deudor ha sido declarado insolvente por un juez no se puede reclamar la deuda, existen excepciones por las que el acreedor puede acudir a la vía judicial penal. Estas excepciones se dan cuando el deudor ha cometido algún delito como estafa, alzamiento de bienes o apropiación indebida.

Si se da alguno de estos casos el acreedor debe reclamar la deuda a través de la jurisdicción penal. Este procedimiento termina habitualmente con el cobro de la deuda por parte del acreedor.

En cualquier caso, cuando existe una deuda y el deudor es declarado insolvente, lo más recomendable es contar con un abogado experto en reclamación de deudas que asesore en las opciones más viables para reclamar la deuda y cómo proceder a ellas.

Como hemos visto, de forma previa a la declaración de insolvencia de un deudor por parte de un juez es posible llegar a un acuerdo para cobrar la deuda o iniciar alguno de los procedimientos judiciales. Tras la declaración no será posible salvo excepciones.