Saltar al contenido

Qué implica la falta de transparencia en contratos financieros

falta-de-transparencia-en-contratos-financieros

La mayoría de las personas firman uno o varios contratos financieros a lo largo de su vida. Por necesidad de financiación o para inversión, este tipo de productos es muy utilizado pero puede tener cláusulas abusivas o con falta de transparencia en los contratos.

Un contrato financiero es un acuerdo entre dos partes, en el que una de ellas ofrece unos recursos a la otra parte, que se compromete a realizar determinadas acciones fijadas en él.

Un ejemplo de contrato financiero muy habitual son los créditos hipotecarios, por el cual la entidad bancaria ofrece cierta cantidad de dinero para la compra de una vivienda. A cambio, el deudor se compromete a pagar mensualmente la cuota correspondiente, incluyendo como garantía el propio inmueble. Otros ejemplos son los micropréstamos, las tarjetas de crédito y las denominadas tarjetas revolving.

Qué se entiende por transparencia

El Banco de España ejerce cierto control en el cumplimiento de ciertos requisitos y condiciones a las entidades sometidas a su supervisión.

En relación con esto, la transparencia es la actuación diligente de una entidad con la finalidad de proteger los legítimos intereses de los clientes. Para ello se establecen una serie de obligaciones aplicables a las relaciones contractuales entre ambas partes, en las que se exige la comunicación de las condiciones básicas de las operaciones y se regulan su publicidad, normas de actuación e información.

Normativa sobre transparencia en contrato financieros 

La normativa sobre transparencia está formada por un conjunto de disposiciones a las que se van añadiendo nuevas normas de forma periódica.

No obstante, la normativa sobre transparencia más importante es:

  • Orden de 12 de diciembre de 1989, sobre tipos de interés y comisiones, normas de actuación, información a clientes y publicidad de las entidades de crédito.
  • Circular del Banco de España n.º 8/1990, de 7 de septiembre, sobre transparencia de las operaciones y protección de la clientela.
  • Ley 2/1994, de 30 de marzo, sobre subrogación y modificación de préstamos hipotecarios (modificada posteriormente por diversas normas).
  • Orden de 5 de mayo de 1994, sobre transparencia de las condiciones financieras de los préstamos hipotecarios.
  • Ley 7/1995, de 23 de marzo, de crédito al consumo.
  • Real Decreto 303/2004, de 20 de febrero, por el que se aprueba el Reglamento de los Comisionados para la Defensa del Cliente de Servicios Financieros.
  • Orden ECO/734/2004, de 11 de marzo, sobre los departamentos y servicios de atención al cliente y el defensor del cliente de las entidades financieras.
  • Ley 10/2010, de 28 de abril, de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo.
  • Ley 19/2013, de 9 de diciembre, de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno.

Como hemos dicho, a este listado de normativa se añaden constantemente nuevas disposiciones además de las ya existentes, por lo que únicamente destaca las normas más importantes.

Jurisprudencia sobre transparencia

En la Sentencia del Tribunal Supremo 36/2018 de 24 de enero en relación a la transparencia de los contratos y su alcance, hace hincapié en la información precontractual. Esta información es clave debido a que tiene por objeto que la persona firmante conozca las condiciones y prestación económica que supone el contrato que va a firmar. Aunque, en este caso, la información cumplía las normas de transparencia, no fue entregada antes de la firma ante notario, y este hecho dejó a la consumidora sin margen de maniobra.

Sin embargo, la sentencia más destacada es la Sentencia del Tribunal Supremo 241/2013 de 9 de mayo, en la que se fija doctrina sobre la validez y el control judicial del carácter abusivo de las cláusulas suelo. Esta resolución declara que no es suficiente con que la cláusula incluida en un contrato sea comprensible. Además de ello es necesario que los consumidores sean informados de forma clara y destacada, sin que la información pueda pasar inadvertida entre otras cláusulas.

 

Como hemos visto, la transparencia es la forma de actuar de las entidades bancarias que son controladas por el Banco de España. Estas entidades deben velar por los intereses de los clientes. Para ello deben cumplir unas condiciones y requisitos regulados por la normativa relativa a la transparencia, en constante actualización. Además, existen algunas sentencias que delimitan qué puede ser considerado transparente o no en relación con los contratos financieros.